Ir a Contenido
Logo Bogotá para todos

SECRETARÍA DISTRITAL DE GOBIERNO

Alcaldía Mayor de Bogotá D.C.

Usted está aquí

“De a poquitos y a pie”, Maritza construyó el proyecto que la hizo ganar el Premio Defensor@s de Paz y Derechos Humanos

Jueves, Noviembre 24, 2022
“De a poquitos y a pie”, Maritza construyó el proyecto que la hizo ganar el Premio Defensor@s de Paz y Derechos Humanos

Maritza Bonilla, una reconocida líder social de Tunjuelito, no se imaginaba que el 9 de septiembre de 2022 se iba a convertir en una de las fechas más significativas de su vida. Ese día, era una de las personas invitadas por la administración de la capital a la ceremonia de entrega del I Premio Defensor@s de Paz y Derechos Humanos, pero ella no tenía planeado asistir. Al final, pudo más la insistencia de uno de los funcionarios de la alcaldía de su localidad para hacerse presente, sin saber que era una de las ganadoras y que tendría la oportunidad de recibir su galardón de la mano de la alcaldesa Claudia López.

“¡Ay, no! eso fue la primera vez que me pasaba algo así. Las lágrimas se me salieron porque nunca había recibido un premio y eso me hizo la mujer más dichosa”, señaló esta mujer de 45 años, proveniente de Pizarro, una localidad del municipio de Bajo Baudó, al suroccidente del Chocó.

“Pizarro es una isla muy bonita y de gente bondadosa. Hay mucha belleza natural, como su mar”, relata la señora Bonilla, quien sólo pudo disfrutar de estos paisajes hasta sus nueve años, cuando prácticamente fue regalada a una familia antioqueña para evitar que fuera reclutada por los grupos armados ilegales que frecuentaban la zona.

Desde entonces, inició un largo peregrinar que la llevó por Cali, Medellín y municipios como San José de Apartadó, en Antioquia, hasta que llegó a vivir a Bogotá. “Aquí tuve cuatro hijos, de los cuales se me murió una niña. El marido que tenía me abandonó con mis tres pequeños, más uno que era de él y que yo le crie”.

Sin embargo, estos inconvenientes no fueron un obstáculo para su trabajo como líder; por el contrario, la actividad social le sirvió para sanarse, aseguró Maritza, quien inició su trabajo por la comunidad en general sin fijarse en si eran víctimas o no; ni en su edad, sexo o etnia. Con Afrolip, la organización que creó en 2013, trabaja “de a puñitos, de a poquitos y a pie” para encontrar a la gente que la necesita y darle una orientación. “Les indico los lugares donde los puedan ayudar. Por ejemplo, si hay maltrato contra niños, niñas y personas de la tercera edad, los mando a donde deben poner el denuncio. Me duelen mucho las cosas que les pasan a los demás”, aseveró la líder social.

Ella conoce mucho de estas situaciones difíciles porque, como víctima, las tuvo que afrontar; sin embargo también ha vivido momentos reconfortantes para ella y su familia, como ser propietaria de una vivienda gracias a la Unidad de Víctimas; contar con el apoyo de la Alcaldía de Tunjuelito para sacar adelante su tarea como líder social; y, próximamente, estudiar una licenciatura en educación con énfasis en Derechos Humanos, en la que tendrá el apoyo de la Secretaría de Gobierno como reconocimiento por ser una de las ganadoras del premio entregado a los lideres y lideresas sociales.

Y, a su lado, permanecen sus compañeros de trabajo social. “No solamente una es líder en esta localidad; somos varias personas las que trabajamos en este colectivo. Ellas son Luz Amelia Arboleda, Herminda Hinestrosa, Carmen, Nelson, Silvia Moreno y John Jairo Mena, quien nos ha apoyado en los últimos años, entre otros compañeros”, reveló la mujer, quien también se desempeña en el campo de la medicina ancestral y en el Consejo Consultivo Afro, la comunidad que representa con orgullo.