Ir a Contenido
Logo Bogotá para todos

SECRETARÍA DISTRITAL DE GOBIERNO

Alcaldía Mayor de Bogotá D.C.

Usted está aquí

‘Hagamos un trato: Bogotá sin trata’, campaña del Distrito contra la trata de personas

Lunes, Julio 31, 2017
‘Hagamos un trato: Bogotá sin trata’, campaña del Distrito contra la trata de personas

Es un delito oculto, que deja cientos de víctimas anualmente en el mundo. Muchas de ellas no se atreven a denunciar por desconocimiento o temor, por lo que existe un elevado subregistro.Solo en Bogotá, se han reportado 15 casos, en lo corrido de este año.

En el marco del Día Mundial contra la Trata de Personas, la Administración del alcalde Enrique Peñalosa, bajo el liderazgo de la Secretaría Distrital de Gobierno (SDG) y el acompañamiento de los demás sectores que integran el Comité Distrital de la lucha contra este delito, lanzó este lunes la campaña ‘Hagamos un trato: Bogotá sin trata’.

La iniciativa que cuenta con el acompañamiento de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito UNODC, busca informar y sensibilizar a los bogotanos sobre la trata de personas, bajo sus finalidades: explotación sexual, explotación laboral, mendicidad ajena, tráfico de órganos, matrimonio servil y esclavitud.

A través de spots o anuncios publicitarios, se explica a qué hace referencia cada una de ellas y cómo se camuflan en situaciones cotidianas. Un personaje (víctima) permanece encerrado en una caja (como si fuera un juguete), haciendo alusión a la comercialización de las víctimas; desde allí es presionado psicológicamente o mediante  amenazas para que continúe realizando la actividad en contra de su voluntad, tal y como hacen los tratantes en la realidad.

Paralelo a ello, los ciudadanos encontrarán las mismas cajas, de 2,10 x 1,50 metros, en el espacio público. Adentro estarán supuestas víctimas de trata de personas esperando por recobrar su libertad, quienes, conforme a la modalidad que se quiere representar, contarán con elementos para recrear lo que viven mujeres y hombres en silencio.  

El objetivo es que los ciudadanos no solo conozcan de qué se trata el delito sino que además sepan que son claves en el proceso de denuncia para frenar la cadena delictiva, que a nivel mundial en 7 de cada 10 casos afecta a mujeres y niñas, de acuerdo con la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas en inglés), y repliquen el mensaje para prevenir nuevos hechos de este tipo.

Víctimas no se atreven a denunciar

 

La trata de personas consiste en captar, trasladar, acoger o recibir a una persona dentro del territorio nacional o hacia el exterior (modalidades interna o externa), con fines de explotación que, de acuerdo con la UNODC, es un fenómeno que afecta prácticamente a todos los países de todas las regiones del mundo, sin distinción de raza o género.

Según el último Reporte Global 2016 de UNODC las mujeres representaron el 51% de las víctimas de trata de personas en el mundo, el 21% son niñas, el 20% hombres y 8% niños. En relación con las finalidades de explotación en Suramérica el 57% de los casos son con fines de explotación sexual, el 29% trata con fines de trabajo forzoso y el 14% otras formas de explotación, , personas de 137 nacionalidades que fueron movilizadas por más de 500 rutas para ser explotadas.

Pese a que es calificado por las autoridades como el tráfico más rentable del globo, después del negocio de las drogas y las armas, la principal dificultad que se han encontrado para su tratamiento tiene que ver con que buena parte de las víctimas se niegan a denunciar, ya sea por desconocimiento, cuando creen que la única finalidad de trata es la explotación sexual, o por miedo, tras recibir amenazas.  

En la lucha contra este delito, se han enfrentado a otro problema: los tratantes no reciben castigos ejemplarizantes. En Colombia, solo algunos casos han terminado en condenas, pese a que el delito acarrea penas de 13 a 23 años de cárcel y una multa de 800 a 1.500 salarios mínimos legales mensuales vigentes, de acuerdo con el artículo 188A del Código Penal.

Hasta el 2016, de acuerdo con cifras de la seccional Bogotá de la Fiscalía, solo se habían impuesto tres sentencias en la última década. Dos de ellas fueron condenatorias por aceptación de cargos y una, por acusación directa.

En la capital, 30 casos reportados en el 2016

Bogotá y los departamentos de Atlántico, Magdalena, Cesar, Norte de Santander, Santander, Arauca, Boyacá, Antioquia, Choco, Caldas, Risaralda, Quindío, Cundinamarca, Valle del Cauca, Cauca, Huila, Putumayo, Caquetá y Guaviare son las regiones del país donde se reporta el grueso de casos por trata de personas.

El año pasado, según cifras de la Dirección de Derechos Humanos de la SDG, se reportaron 30 casos, mientras que en lo corrido de este año se han registrado 15 (13 mujeres y dos hombres), un promedio de dos víctimas mensuales. No obstante, pueden ser muchos más.

Siete de las víctimas que denunciaron fueron captados con fines de explotación sexual; una, para ejercer sobre ella la mendicidad ajena; otra, para matrimonio servil y cinco, para otras finalidades.

Las personas que están más expuestas al fenómeno, de acuerdo con el estudio de casos que ha hecho el Distrito, son niños, niñas y adolescentes. En Bogotá, el 50 por ciento de las víctimas tienen entre 12 y 26 años.

Desde el 2008, en el país se han registrado alrededor de 600 casos de trata de personas. Durante este periodo, los principales destinos de explotación en el exterior han sido Republica Dominicana, China, Chile, Ecuador, México, Argentina, Panamá, Paraguay y Emiratos Árabes

Estamos Haciendo

La Secretaría Distrital de Gobierno ejerce la secretaría técnica del Comité Distrital de Lucha contra la Trata de Personas de Bogotá, por lo cual articula y lidera el trabajo en tres ejes: prevención, judicialización y asistencia y protección.

En el eje de prevención del delito, la entidad viene adelantando estrategias y campañas de sensibilización, formación y difusión, a través de la Dirección de Derechos Humanos. A su vez, ha avanzado en procesos de identificación de riesgos.

Por su parte, en el eje de asistencia y protección, entidades del Distrito y del orden nacional se articulan para activar rutas de asistencia mediata e inmediata a víctimas directas e indirectas del delito.

Y por último, en el eje de judicialización, el Distrito tiene como meta para este cuatrienio conseguir que las víctimas denuncien y que los tratantes sean judicializados y condenados.